Imprimir

Pequeño dispositivo que se aloja en la unión de la cánula con el caño. Los hay de metal, madera de balsa, celulosa, carbón, espuma de mar, etc. La mayoría de los pipafumadores experimentados recomiendan tirarlos directamente a la basura, sobre todo el metálico. Como su nombre indica se supone que su función es filtrar el humo, pero en la realidad sirven más para acumular suciedad, impedir el paso del limpiapipas y generar humedades al obstruir el paso del humo. Sobre gustos no hay nada escrito, y como casi siempre lo mejor en caso de duda es probar a fumar con y sin los distintos tipos de filtro, y quedarse con la opción que más nos guste.