Imprimir

Cualquier encendedor en principio es útil para encender la pipa, siempre que su forma permita dirigir la llama verticalmente hacia el interior del hornillo. No se aconsejan los encendedores de gasolina tipo Zippo, pues impregnan el tabaco de un sabor francamente desagradable. Hay encendedores especiales para pipa, con la llama en ángulo. Son útiles los mecheros tipo antorcha, también llamados "turbo", que dan una llama a prueba de ciclones, pero mucho cuidado con ellos, pues queman los bordes de la pipa con mucha facilidad. Además gastan una barbaridad de gas.



También son recomendables las cerillas, pero sólo las de madera. Las de cera pueden gotear y estropear el sabor del tabaco o, peor aún, gotear sobre la madera, con el riesgo de arruinar para siempre el sabor de una pipa si la cera se incrusta en el poro.